Por encima del océano de nubes.

13.7.13

En la torre de cristal.

Rodeada por rosas espinadas
azules como el agua
y fuerte como el tiempo
vive encerrada.

Todo los vivos desconocemos el motivo de sus llantos
pero a todos los dioses les prometo, que no descansaré hasta cesarlos.

No hay desilusión más amarga
que el no saber resolver algo como esto
pero no se me conoce por rendirme
y a ti no te dejaré
ni por todo el oro que un destino incierto
pueda otorgarme, yo lo prometo.

3 comentarios:

  1. Sin palabras... La entrada me ha parecido preciosa con todas la letras.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Buen poema. Condensa muy bien el mensaje que quiere transmitir.
    Saludos.

    ResponderEliminar